Reversión de la ceguera congénita, mediante reprogramación genética en un modelo en ratón

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Los investigadores han conseguido generar células fotorreceptoras de la retina a partir de células gliales. Imagen: Bo Chen, Ph.D.

Investigadores de diversas instituciones internacionales han conseguido revertir la ceguera congénita en ratones mediante la reprogramación genética. Los resultados del trabajo plantean una nueva aproximación de tratamiento para los pacientes humanos afectados por esta enfermedad.

Los investigadores han conseguido generar células fotorreceptoras de la retina, aquellas que reciben la luz e inician la transmisión de esta información hacia el cerebro, a partir de células gliales, células de apoyo encargadas, entre otras funciones, del mantenimiento de las células de la retina. En mamíferos estos dos tipos de células no se regeneran. Sin embargo, en el caso del pez cebra se ha observado que cuando se producen daños en la retina las células de la glía de Müller son capaces de activar su proliferación de forma espontánea y generar células madre que se diferencian en neuronas de la retina para restaurar la visión.

Las características especiales de las  células de la glía de Müller en  pez cebra llevaron a pensar a los investigadores que, aunque en mamíferos estas células no se dividan en respuesta a los daños, quizás tengan todavía el potencial, la maquinaria molecular necesaria, para regenerar las células fotorreceptoras.

Así pues, los investigadores se plantearon como objetivo determinar si es posible activar la maquinaría y reprogramar las células de la glía de Müller de mamíferos para producir células fotorreceptoras.

 

Diferentes capas de células nerviosas en la retina. Imagen: Wei Li, National Eye Institute, National Institutes of Health, EEUU.

 

Para responder a esta pregunta utilizaron un modelo de ceguera congénita en ratón. En una primera fase, el equipo inyectó en los ojos de los ratones el gen que codifica para la beta-catenina, proteína que estimula la división de las células de la glía de Müller. Dos semanas después, los investigadores realizaron una segunda inyección, esta vez con un cóctel de genes dirigido exclusivamente a las células de la glía de Müller y destinado a hacer que las células generadas se diferenciaran en un tipo de células fotorreceptoras.

Los investigadores confirmaron que el tratamiento en dos fases generaba una población de células fotorreceptoras (concretamente, de un tipo denominado bastones) funcionales. Estas células eran capaces de comunicarse con otras células de la retina para, en última instancia, completar el circuito visual hasta el cerebro. Además, eran capaces de restaurar la visión de los ratones modelo con ceguera congénita.

Los resultados del trabajo sugieren que es posible reprogramar las células de la glía de Müller de la retina de los mamíferos para generar nuevos fotorreceptores.

En la actualidad los investigadores realizan estudios de comportamiento para evaluar si los animales tratados pueden realizar tareas visuales normales. Las pruebas muestran que los ratones ven, pero todavía será necesario evaluar cuánto o cómo de bien. El equipo  también prepara diversos análisis para comprobar si las células de la glía de Müller humanas también pueden ser reprogramadas.

En el caso de confirmar que esta estrategia puede utilizarse también en humanos podría tener importantes aplicaciones. Por ejemplo, podría ser utilizada para regenerar las neuronas de la retina que se pierden durante algunas enfermedades neurodegenerativas, o reparar los daños en este tejido ocurridos en diversas enfermedades oculares.

 

ceguera congénita

Células de la glía de Müller (en amarillo) regenerando la retina. Imagen: Tom Reh, Ph.D. National Institute of Health.

 

“Este es el primer trabajo en el que los investigadores reprograman las células de la glía de Müller para convertirse en bastones fotorreceptores de la retina de mamíferos”, ha señalado Thomas N Greenwell, director del programa de neurociencia de la retina en el Instituto Nacional de la Visión de EE.UU., organismo que ha financiado las investigaciones. “Los bastones nos permiten ver con luz baja pero también nos ayudan a preservar los conos, que son importantes para la visión del color y la agudeza visual. Los conos tienden a morir en las últimas fases de las enfermedades oculares. Si los bastones pueden ser regenerados desde dentro del ojo, podría ser una estrategia para tratar las enfermedades del ojo que afectan a los fotorreceptores”.

No obstante, antes de que se pueda plantear si quiera su utilización en humanos, los investigadores deberán responder a diversas preguntas como si las células de la glía de Müller humanas serían capaces de regenerar los fotorreceptores en presencia de daños en la retina o si el reducido número de estas células sería capaz de regenerar suficientes bastones como para que se produzca una restauración completa o sustancial de la visión.

Referencia: Yao K, et al. Restoration of vision after de novo genesis of rod photoreceptors in mammalian retinas. Nature. 2018. Doi: https://doi.org/10.1038/s41586-018-0425-3

Fuente: NIH-funded researchers reverse congenital blindness in mice. https://nei.nih.gov/content/nih-funded-researchers-reverse-congenital-blindness-mice

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)