Biomarcadores moleculares para detectar la enfermedad de Huntington antes de que aparezcan los síntomas

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Investigadores de la Universidad de Londres han identificado dos biomarcadores que permiten detectar en fluidos biológicos la enfermedad de Huntington antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

 

biomarcadores huntington

Investigadores del University College of London han encontrado evidencias de la utilidad de dos biomarcadores para el Huntington que pueden ser analizados en líquido cefalorraquídeo y sangre.

 

La enfermedad de Huntington es un trastorno neurodegenerativo progresivo caracterizado por la pérdida de control de los movimientos y la aparición de diversos problemas cognitivos y emocionales. En la actualidad no existe una cura para la enfermedad de Huntington, por lo que, una vez se inicia, normalmente a los treinta o cuarenta años de edad, progresa hasta que los pacientes necesitan asistencia completa y finalmente fallecen.

La mayor parte de la investigación en enfermedad de Huntington con pacientes, así como los ensayos clínicos, se realizan una vez han empezado a manifestarse los primeros síntomas de la enfermedad. Esto ha permitido poder establecer diversos marcadores clínicos o de neuroimagen que proporcionan información de la progresión de la enfermedad. Sin embargo, todavía no se dispone de marcadores moleculares  que informen de lo que ocurre a nivel celular.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Londres ha abordado este problema y encontrado evidencias de la utilidad de dos biomarcadores para el Huntington que pueden ser analizados tanto en  líquido cefalorraquídeo como en plasma sanguíneo.

El primero de ellos es la causa molecular de la enfermedad, la proteína huntingtina mutante. La enfermedad  de  Huntington está causada por la expansión de un fragmento del gen HTT que codifica para la proteína huntingtina. Esta mutación lleva a la producción de proteína huntingtina mutante más larga de lo normal, que es degradada en fragmentos más pequeños que se aglomeran, acumulan y resultan tóxicos para las neuronas, llevando a su muerte progresiva. Estudios previos, habían mostrado que la huntingtina mutante puede ser detectada en  líquido cefalorraquídeo pero no se había analizado su sensibilidad clínica ni si los resultados eran reproducibles en sangre.

El segundo biomarcador es la proteína del neurofilamento, un componente de la estructura interna celular cuya presencia en plasma sanguíneo y  líquido cefalorraquídeo refleja daño neuronal.

Estructura aminoterminal de la proteína huntingtina. Imagen: Protein database 3IOU. NGL viewer.

 

Los investigadores analizaron los niveles de proteína huntingtina mutante y proteína neurofilamento en personas portadoras de mutaciones en el gen HTT y en personas sin la mutación y los contrastaron con información clínica y de neuroimagen.  Esta aproximación permitió encontrar que ambos tipos de información, bioquímica y clínica o de imagen correlacionaban de forma positiva. Además,  las dos moléculas analizadas mostraron su utilidad como biomarcadores: los niveles de proteína huntingtina mutante en  líquido cefalorraquídeo permitieron distinguir entre personas portadoras de la mutación y personas con copias normales del gen HTT, mientras que los niveles de proteína neurofilamento en plasma o  líquido cefalorraquídeo permitieron distinguir entre pacientes que manifestaban la enfermedad y portadores que aún no habían desarrollado síntomas.

De todas las medidas evaluadas, los investigadores encontraron que el análisis de neurofilamento es el que mejor refleja el desarrollo de la manifestación de síntomas clínicos y atrofia. Respecto a la presencia de huntingtina mutante, esta podría resultar de gran utilidad para evaluar la efectividad de diversas terapias a reducir o bloquear la producción de proteína anómala responsable de la enfermedad.

“Hemos encontrado que el análisis de sangre podría ayudar a identificar grupos de gente con neurodegeneración muy temprana para ayudarnos a llevar a cabo ensayos clínicos de fármacos para prevenir los síntomas”, indica Ed Wild, del Instituto de Neurología del University College of London. “Nos sorprendió encontrar que los análisis de sangre recogen los signos incluso antes de que se observen evidencias de neurodegeneración en los escáner de cerebro.

Si bien los resultados del trabajo, publicado en Science Translational Medicine, son muy prometedores, los investigadores reconocen que todavía serán necesarios más estudios para confirmar su utilidad clínica y poderlos implementar en el cuidado de los pacientes con Huntington o los portadores de la enfermedad.

“Vivimos en un momento de increíbles avances en el campo de la neurodegeneración, y la investigación en enfermedad de Huntington está sentando el camino hacia intervenciones que pueden cambiar la vida de las personas”, ha señalado Filipe Brogueira Rodrigues, investigador del Instituto del University College London y autor del trabajo. “Desarrollar herramientas para rastrear cambios biológicos y clínicos e identificar candidatos para participar en ensayos clínicos e vital para el éxito de estos ensayos”.

Referencia: Byrne LM, et al. Evaluation of mutant huntingtin and neurofilament proteins as potential markers in Huntington’s disease. Sci Transl Med. 2018. Doi: http://dx.doi.org/10.1126/scitranslmed.aat7108

Fuente: Blood and brain fluid change first in Huntington’s disease. https://www.ucl.ac.uk/news/news-articles/0918/120918-huntingtons-blood-early-sign

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)