Identificada la secuencia consenso clave en la citotoxicidad mediada por micro-ARNs oncosupresores

María Aguilar Ballester

 

Los grupos de investigación dirigidos por Markus Hafner del National Institute of Arthritis and Musculoeskeletal and Skin Deseases (Bethesda, Maryland) y Elizabeth T. Bartom y Marcus E. Peter de la University of Chicago han identificado la secuencia consenso clave en la citotoxicidad mediada por micro-ARNs inhibidores de transcritos implicados en rutas de señalización celulares prooncogénicas, llamados micro-ARNs oncosupresores. Este hallazgo abre nuevas posibilidades terapéuticas.

micro-ARNs oncosupresores

Los micro-ARNs oncosupresores son micro-ARNs inhibidores de transcritos implicados en rutas de señalización celulares prooncogénicas. Imagen: Estructura molecular de un microARN. 2jxv. QuteMol.

 

En los últimos años no ha cesado de aumentar el número de micro-ARNs oncosupresores identificados y sus dianas. Actualmente ya se han descrito más de 700 secuencias diana con funciones implicadas en proliferación, supervivencia y resistencia a diversas terapias antitumorales. Hace dos años se publicó en la revista científica eLife un estudio dirigido por Markus Hafner del National Institute of Arthritis and Musculoeskeletal and Skin Deseases (Bethesda, Maryland) y Elizabeth T. Bartom y Marcus E. Peter, de la University of Chicago en el que se descubrió la existencia de una secuencia consenso de seis nucleótidos implicada en un mecanismo interno inductor de citotoxicidad conocido como DISE (Death Induced by SG Elimination). Este mecanismo es mediado por la perfecta complementariedad en el apareamiento entre ARNs de interferencia (iARNs) procedentes de si/shARNs portadores de la secuencia consenso y las regiones no traducidas terminales 3’UTR de ARNs mensajeros de genes de supervivencia (SG) críticos, similar a la silenciación sin degradación mediada por micro-ARNs, un mecanismo altamente conservado entre especies animales y tipos celulares y para el que las células tumorales muestran grandes dificultades en desarrollar resistencias.

En el año 2018, se publicó en la revista Nature Communications un nuevo estudio dirigido por los mismos grupos. Su investigación ha continuado en torno a la secuencia consenso identificada creando una librería de las 4.096 combinaciones posibles para secuencias hexonucleotídicas de micro-ARNs. Con ellas  llevaron a cabo  un rastreo de sus efectos citotóxicos mediante la transfección independiente en diferentes líneas celulares neoplásicas (dos humanas y dos murinas). El objetivo del experimento era identificar las secuencias de micro-ARNs citotóxicos junto a sus dianas y caracterizar las posiciones nucleotídicas comunes y específicas del mecanismo DISE.

Los resultados obtenidos en los ensayos han permitido a los investigadores detectar de manera estadísticamente significativa una cierta tendencia a presentar residuos de guaninas en las posiciones de la 1 a la 3 y de citosinas en la posición 6 respecto del extremo 5’ de las secuencias consenso más citotóxicas. A su vez, parece ser que las secuencias de los genes de supervivencia cuentan con regiones ricas en citosinas próximas al extremo 3’UTR, presumiblemente por complementariedad con los residuos de guanina del extremo 5’ de la secuencia consenso.

Fármacos utilizados en quimioterapia. Imagen: National Cancer Institute, National Institute of Health, EE.UU.

Tras un análisis global de los datos, los investigadores han sido capaces de establecer un patrón evolutivo presumiblemente destinado a evitar el desarrollo de tejidos neoplásicos en organismos pluricelulares. La mayoría de los micro-ARNs (incluidos los considerados oncogénicos) han evolucionado evitando codificar la secuencia consenso en su hebra guía, con el objetivo de evitar la represión de los genes de supervivencia y el consecuente atentado contra la viabilidad celular. En contraposición, algunos micro-ARNs oncosupresores han evolucionado conservándola en su hebra guía, con el fin de inducir citotoxicidad por silenciación de ARNs mensajeros de genes de supervivencia, en presencia de algún estímulo inductor de la expresión del micro-ARN oncosupresor.

Precisamente en este artículo queda demostrado el efecto que ejerce el estrés genotóxico como estímulo inductor de la expresión de micro-ARNs oncosupresores, predominantemente la familia de miR-34 regulada por p53. Una importante fuente de estrés genotóxico son diversos fármacos quimioterápicos. Los investigadores concluyen el artículo con un último ensayo realizado en una línea celular humana de cáncer de ovario (HeyA8) en el que demuestran el efecto sinérgico entre el tratamiento con fármacos genotóxicos y algunos micro-ARNs oncosupresores portadores de la secuencia consenso (miR-34a-5p y miR-320a-3p, en este caso).

La relevancia de los hallazgos mostrados en la presente investigación radica en el potencial que posee su traslación en el desarrollo de posibles terapias anticancerígenas. En concreto, existen informes de la baja toxicidad de administración de miR-34a in vitro e in vivo en humanos, que incluso se ha convertido en el primer micro-ARN en entrar en ensayos clínicos de fase I como fármaco (llamado MRX34) para el tratamiento de tumores hepáticos primarios no extirpables. No obstante, recientemente el ensayo fue detenido tras surgir múltiples casos de efectos inmunes adversos.

Parece que de momento el uso de micro-ARNs como tratamiento de diseño racional antitumoral constituye una tecnología prometedora pero que requerirá un mayor desarrollo antes de poder ser implantada clínicamente.

Referencia: Gao QQ, et al. 6mer seed toxicity in tumor suppressive microRNAs. Nat Comm. 2018. Doi: https://doi.org/10.1038/s41467-018-06526-1

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)