La activación de elementos móviles del genoma y el envejecimiento

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Envejecemos porque con los años acumulamos daños en nuestro material hereditario, daños que afectan al rendimiento de numerosos procesos biológicos y fisiológicos.  Conocer los mecanismos exactos del envejecimiento de nuestras células y tejidos siempre ha sido un tema de gran interés para la comunidad científica. A esta curiosidad de saber cómo funcionamos se ha añadido en los últimos años el gran problema sanitario que puede suponer una sociedad envejecida. Por esta razón, la investigación en envejecimiento y longevidad ha experimentado recientemente un impulso significativo que ha llevado, entre otros avances, a la identificación de algunos de los procesos que influyen en la acumulación de daños en nuestro genoma y que están asociados a la aparición de múltiples enfermedades con la edad.

elementos móviles envejecimiento

Envejecemos porque con los años nuestro ADN acumula daños. Imagen: MedigenePressSL.

 

 

Un reciente estudio de la Universidad de Rochester, realizado en un modelo de envejecimiento acelerado en ratón, acaba de proporcionar nuevas evidencias de la influencia de los elementos móviles del genoma en la aparición de enfermedades asociadas a la edad. El estudio, que muestra que los tratamientos destinados a bloquear la movilización de los elementos transponibles LINE pueden mejorar la esperanza de vida de los ratones modelo, podría sentar las bases de futuras terapias para retrasar el envejecimiento y aparición de enfermedades relacionadas en humanos.

Los elementos repetitivos, fragmentos de ADN de secuencia que se repiten a lo largo del genoma, constituyen una proporción importante de nuestro material hereditario. Dentro de estos elementos, los elementos transponibles o fragmentos móviles del genoma con capacidad para desplazarse de una posición a otra del genoma, siempre han fascinado a los investigadores, incluso cuando la mayoría de ellos son inactivos y han perdido la capacidad para movilizarse. Uno de los más conocidos son los elementos LINE1 (Elementos nucleares largos interdispersos  de tipo 1). Nuestro genoma contiene miles de estos elementos, que en conjunto ocupan cerca del 20% del genoma. La mayoría de ellos han perdido la capacidad para movilizarse, debido a la presencia de mutaciones o alteraciones en su secuencia. Sin embargo unas pocas decenas de algunos de ellos siguen siendo funcionales y pueden influir en la expresión génica o inducir daños en el ADN.

En el estudio, los investigadores utilizaron ratones deficientes para la proteína SIRT6,  que muestran un envejecimiento acelerado y una reducida esperanza de vida. Estos animales presentan una fuerte actividad en los elementos LINE1 y sus células muestran inestabilidad genómica aumentada, por lo que los investigadores se plantearon si la actividad de los elementos LINE1 podía estar relacionada con el envejecimiento y si su inhibición podría aliviar los síntomas de los animales.

El equipo trató a los animales con fármacos que frenaran la retrotranscripción, mecanismo que utilizan los LINES1 para movilizarse, y observó que disminuían el daño en las células de los animales y mejoraban algunas de las patologías asociadas a la edad que presentaban los animales.

Los investigadores utilizaron un modelo de envejecimiento acelerado en ratón.

 

La siguiente cuestión de los investigadores fue determinar el mecanismo por el que los elementos LINE1 podían influir en la aparición de síntomas asociados a la edad de los ratones modelo. El equipo observó que las células de los ratones deficientes en SIRT6 acumulan ADN procedente de elementos LINE1 en el citoplasma, lo que induce una respuesta celular mediada por el interferón 1 que promueve la inflamación patológica. Los investigadores destacan  que estos mismos mecanismos son un espejo de los observados en ratones y en humanos durante el envejecimiento normal. De hecho, el tratamiento para inhibir los elementos LINE1 reduce la inflamación y otros biomarcadores de edad en ratones control.

Los investigadores reconocen que todavía se desconoce cómo se acumulan las copias de LINE1 en el citoplasma y que el análisis realizado está centrado únicamente en familias de elementos LINE1 activos, por lo que se desconoce la influencia de otros retrotransposones en el envejecimiento. Estudios futuros deberán resolver estas cuestiones.

Los resultados del trabajo ofrecen evidencias de que la activación de los elementos LINE1 con la edad aumenta la inestabilidad genética y promueve señales que promueven características fisiológicas del envejecimiento, como es la inflamación. Además, plantean que la inhibición de la activación de los LINE1 podría ser una estrategia para hacer frente a las enfermedades asociadas a la edad. “Intervenciones destinadas a inhibir la actividad de los LINE1 y la inflamación relacionada podrían tener el potencial de suplementar otros tratamientos o servir como una nueva forma de terapia para las patologías asociadas a la edad”, concluyen los autores del trabajo. “Futuros trabajos en dosis efectivas, tratamientos de animales de edad avanzada y el desarrollo de inhibidores LINE1 específicos menos tóxicos, pavimentarán el camino hacia el futuro de las aplicaciones translcionales”.

Referencia: Simon M, et al. LINE1 Derepression in Aged Wild-Type and SIRT6-Deficient Mice Drives Inflammation. Cell Metab. 2019. Doi: https://doi.org/10.1016/j.cmet.2019.02.014

Fuente: Selfish genetic elements amplify inflammation and age-related diseases. https://medicalxpress.com/news/2019-03-selfish-genetic-elements-amplify-inflammation.html

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)